Víctima de robo

¡Me robaron!

Después de mucho trabajar y ahorrar me compré el autito tan anhelado. Cada mañana cuando me levantaba, desde la ventana de mi departamento, veía mi autito en el estacionamiento de mi edificio. Pero, el 5 de octubre, un día que no he olvidado, al mirar como de costumbre por la ventana, sentí un golpe eléctrico de la punta del pie a la coronilla de mi cabeza, mi auto no estaba. Baje corriendo las escaleras para descubrir tristemente, que era una victima mas de la delincuencia. Llamé desesperado a la policía, me preguntaron si teníamos cámaras de seguridad, si tenía seguro, a cada no de mis respuestas me hundía mas en mi desesperanza.

La policía me informó que cada día son robados mas de 100 autos en la ciudad y la mayoría rápidamente son desarmados y vendidos por piezas. Me resistía a pensar que eso me sucedería a mí, seguí buscándolo sin cesar con la esperanza de recobrarlo, con el paso de las semanas mi esperanza comenzó a desaparecer, pero seguí con mi costumbre de mirar por la ventana, cada mañana, al estacionamiento donde estaba mi autito.

Pero una mañana, habiendo perdido toda mi confianza en la humanidad, miro por la ventana y no lo podía creer, en el lugar donde habitualmente estacionaba mi auto, había uno igual al mío, baje las escaleras corriendo y miré el auto por todos lados y era una verdadera copia de mi auto, miré su placa patente y efectivamente era el mío. Miré a través de la ventana y el llavero con todas mis llaves estaban puestas, el auto estaba sin los seguros puestos y mas limpio que cuando me lo habían robado y el estanque lleno de bencina. Al revisarlo cuidadosamente me di cuenta que no faltaba nada en el auto. ¿Qué había pasado? En la guantera del auto estaba la explicación. Había un sobre con dos entradas al cine y una nota, eran los ladrones quienes pedían disculpas por lo que habían hecho y para resarcir el daño, limpiaron el auto, llenaron el estanque de bencina y pusieron las dos entradas al cine de regalo. Ese fin de semana con mi esposa fuimos al cine, por supuesto, en mi flamante autito, pero, esta vez me aseguré de sacar el llavero del auto. Al volver del cine estacioné el auto en el lugar de siempre, sentí que la confianza en la humanidad había vuelto a mi.

Al entrar a nuestro departamento, no lo podía creer, no había absolutamente nada, el departamento estaba vacío. ¿Qué había pasado? Los ladrones que me habían robado el auto, sacaron copia de las llaves, incluyendo las de mi departamento. Y se aseguraron de que saliéramos por varias horas, regalándonos entradas para el cine. Llevaron un camión de mudanzas y se llevaron hasta las cortinas. Mis vecinos pensaron que nos estábamos mudando.

 

Cámaras de seguridad

Haz clic aquí para ver los kits que tenemos de ofertas

 

 

“Leí con interés el articulo “Me robaron”, pero no tengo dinero para la solución que ofrecen..” -Daniel

 

Puntas de fierro

Estimado Daniel, en tu correo electrónico, recibido en tuproblematusolucion@gmail.com, tú nos cuentas con que facilidad los ladrones subieron por la reja de tu casa. Aquí te ofrecemos una solución mas económica y rápida: